ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES ANTERIORES A LOS AÑOS 70, AQUÍ RESEÑADAS, EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

jueves, 5 de abril de 2012

Drácula




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: Drácula

Título original: Horror of Dracula

Año: 1958

Duración: 82 min.

País: Reino Unido

Director: Terence Fisher

Guión: Jimmy Sangster (Obra: Bram Stoker)

Música: James Bernard

Fotografía: Jack Asher

Reparto: Christopher Lee, Peter Cushing, Michael Gough, Melissa Stribling, Valerie Gaunt, Carol Marsh

Productora: Hammer Film Productions

Género: Terror. / Vampiros. Drácula.

¿De qué va?:

Jonathan Harker (John Van Eyssen) es un joven que va al castillo de Drácula (Christopher Lee) con la intención de poner fin a la vida del príncipe de las tinieblas. Aunque se presente ante el conde como su nuevo ayudante de biblioteca, su plan es descubierto y, tras recibir un ataque por parte de la única mujer que se encontraba en el lugar, es convertido en vampiro. Su socio, el doctor Van Helsing (Peter Cushing), pondrá fin a su no-vida. Sin embargo, lejos de lo que pueda parecer, los problemas acaban de empezar, ya que Drácula comienza a atacar a la familia de la prometida de Jonathan Harker, Lucy Holmwood (Carol Marsh), comenzando por ella. A los familiares de la muchacha no les quedará otra que recurrir a los servicios de Van Helsing...



Comentario:

"Drácula", conocida en Reino Unido como "Horror of Dracula", en otras partes como "Drácula (1958)", es, en mi opinión, una de las mejores películas de toda la historia del cine de terror. Y, sin duda alguna, la que mejor ha mostrado en la gran pantalla el mito de Drácula. Aunque la historia sea distinta a la de la novela original de Bram Stoker, es la que mejor ha traspasado la esencia del personaje del libro al cine.

Tras el gran éxito de "La maldición de Frankenstein", al año siguiente la Hammer recibió una suma de dinero por parte de varias productoras americanas. Estas productoras fueron la Universal, la Columbia y la United Artist, quienes invirtieron en la compañía británica para que realizara una adaptación de la novela de Bram Stoker, "Drácula". A pesar de recibir dicha suma de dinero, el film contó con un presupuesto un tanto limitado, unas 83.000 libras de por entonces. Aún así, el buen hacer del director Terence Fisher, sumado al talento del joven guionista Jimmy Sangster, a la impecable fotografía de jack Asher y a la sublime banda sonora de James Bernand, dieron como resultado una película prácticamente perfecta en todos los sentidos.

Sangster, consciente de lo difícil que sería llevar a la gran pantalla la novela de Stoker con el presupuesto que tenían, decidió adaptar la obra de teatro de Broadway. Esto ya se había hecho en 1931, cuando el director Tod Browning, trabajando para la Universal, realizó una adaptación cinematográfica de la obra de teatro titulada "Drácula" que, al igual que dicha obra, contaba con Bela Lugosi en el papel del conde. De ahí que esta versión de la Hammer sea considerada por muchos como un remake de la versión protagonizada por Lugosi en vez de una nueva adaptación de la novela.

"Horror of Dracula" (titulada originalmente de esta forma porque los derechos del título "Dracula" aún seguían siendo de la Universal) fue un éxito rotundo. Cogía los elementos que hicieron grande a la original de principios de los años 30 y los llevaba más allá, mejorándolos de cara a las nuevas audiencias, quienes, tras el éxito de "La maldición de Frankenstein", querían ver más sangre en pantalla, más violencia y más pechos asomando por los escotes femeninos. La Hammer, decidida a satisfacer a su público, es lo que les dio, a pesar de que muchos críticos la criticaran negativamente por ello. Al principio de la película, tras escuchar los impresionantes acordes del tema principal, vemos, a todo color, cómo comienza a gotear una brillante y rojiza sangre sobre la tumba de Drácula hasta empapar las letras inscritas en ella. Una visión totalmente transgresora para la época.

Pero si por algo es recordada esta producción de la Hammer es por contar con el tándem formado por Peter Cushing y Christopher Lee como protagonista y antagonista de la historia, respectivamente, quienes aquí están como nunca, dando lugar a una de sus mejores actuaciones. Ambos mantienen un duelo interpretativo realmente impactante de principio a fin; duelo que desemboca en un clímax inolvidable.

Peter Cushing como Van Helsing es único e inigualable. Su Van Helsing, de semblante serio y severo, resulta ser una buena persona; un señor valeroso y decidido que investiga lo oculto, con un gran espíritu aventurero y, aunque no lo parezca, una sorprendente habilidad en situaciones desesperadas.

En cuanto a la actuación de Christopher Lee como Drácula... Pues qué decir de ella, salvo que estamos, definitivamente, ante el mejor Drácula de la historia (con permiso del de la novela de Stoker). La versión de Drácula que nos dejó Terence Fisher es la más carnal y erotizada del conde vampiro que ha existido en toda la historia del cine. Mientras que Lugosi hipnotizaba a sus víctimas, Christopher Lee consigue, con su sola presencia, que éstas se sientan atraídas hacia él. Y no me extraña, su puesta en escena, porte y presencia son, sencillamente, sublimes.

Sin duda, el Drácula de Christopher Lee ha sido recordado como el auténtico y genuino Drácula, a pesar de las diferencias con el original de la novela y del hecho de que ya antes se hubiera llevado el mito al cine, con el "Nosferatu" de Murnau o con el mencionado film de Tod Browning, que fueron los que sentaron las bases de cara a futuras adaptaciones cinematográficas.

Desde "Horror of Dracula", el uso de la sangre como elemento primordial en un film de vampiros, al igual que el componente mezcla de amor, salvajismo y lascivia, es algo que se ha ido potenciando gradualmente. Y esto es algo de lo que muchos directores, partiendo de esta película, han tomado nota, desde John Badham con su film de 1979 hasta Francis Ford Coppola con su más que digna adaptación estrenada en 1992.

Para terminar, os dejo un documento realmente interesante que he encontrado en la red, en El Blog Ausente (blog muy, pero que muy recomendable para todo aquel al que le guste el cine de terror clásico, entre otras cosas). Es una entrevista realizada a principios de los años 70 a éste, el mejor Drácula de todos los tiempos. Podéis leerla pinchando justo aquí. Muy, pero que muy interesante. Insisto, leedla.

Imágenes:



















5 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Veo que te has puesto a toda máquina con la Hammer! Esta y la de Frankenstein que comentabas ayer son clasicazos, la Hammer en su mejor momento. Es una lástima que fueron éxitos tan grandiosos que luego la productora se vio en cierto modo atrapada en repetir la fórmula. Creo que en gran parte fue lo que la llevó a su decadencia y desaparición (claro, que hace poco han resucitado, veremos que tal se desenvolupan).

Dr. Gonzo dijo...

esta película me encanta. La prefiero mil veces a la versión de Bela Lugosi, aunque mi favorita siempre será la de Coppola.

El Tipo de la Brocha dijo...

Actores magníficos. Una estética que redefinió el cine de terror. Escotes pronunciados... ¡A ver si sale ya en Blu-Ray por aquí! Si no, acabaré comprando la edición inglesa.

Roy D. Mustang dijo...

@Raül: ya ves... Hacer entradas así de cortas (cortas en comparación a las de antes) no me cuesta nada. De hecho hasta me divierte.

Tienes razón, es una lástima que esta gran productora no supiese adaptarse a los nuevos terrores, por así llamarlos, que surgieron a finales de los 60, principios de los 70...

@Dr. Gonzo: jeje, entonces opinamos lo mismo, salvo que yo prefiero ésta a la de Coppola. Y ojo, que la de Coppola me encanta.

@Tipo de la Brocha: buf... me da a mí que acabaremos pillándonos las ediciones inglesas... No me imagino pelis de terror clásicas de la Hammer expuestas en la fnac de Madrid. Demasiado bonito para ser verdad XD...

Galbix dijo...

Pues me ha picado mucho la curiosidad por la película con esta entrada, seguramente debido en gran parte a que acabo de terminarme el libro (el de Bram Stroker, sí) y me ha dejado un gran sabor de boca. A ver si le echo un ojo, pues.