ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES ANTERIORES A LOS AÑOS 70, AQUÍ RESEÑADAS, EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

martes, 10 de abril de 2012

El regreso del monstruo




Valoración personal: 5/10.

Ficha técnica:

Título: El regreso del monstruo

Título original: Revenge of the Creature

Año: 1955

Duración: 82 min.

País: Estados Unidos

Director: Jack Arnold

Guión: Martin Berkeley

Música: Herman Stein

Fotografía: Charles S. Welbourne (B&W)

Reparto: John Agar, Lori Nelson, John Bromfield, Nestor Paiva, Grandon Rhodes, Dave Willock, Robert B. Williams, Charles R. Cane, Loretta Agar, Ricou Browning, Ben Chapman, Diana DeLaire, Clint Eastwood, Brett Halsey

Productora: Universal Pictures

Género: Ciencia ficción. Terror. / Monstruos. Serie B. Secuela. 3-D.

¿De qué va?:

Una expedición de científicos se adentra en la selva del Amazonas en busca de una misteriosa criatura mitad anfibio mitad humano, a la cual acaban capturando sin muchas complicaciones. Inmediatamente después, su cuerpo es trasladado a un acuario de Florida. Sin embargo, las cosas no tardan mucho en ir a peor, ya que la criatura logra escaparse, preocupando a todos los habitantes de la costa Este de los Estados Unidos.



Comentario:

El gran éxito de "Creature from the Black Lagoon" hizo posible que tan sólo un año después, en 1955, el director Jack Arnold dirigiera la segunda parte de su criatura subacuática. Jack Arnold es un grande de la sci-fi de los años 50. Al fin y al cabo, entre sus producciones está esa maravilla titulada "El increíble hombre menguante", entre otros clásicos que hoy en día son considerados todo un icono de la sci-fi cincuentera, como, por ejemplo, "Tarántula" o "Vinieron del Espacio". Sin embargo, en esta película está algo flojo. Esta segunda parte es, a todas luces, peor que la primera.

A pesar de ser inferior que su antecesora, tuvo más éxito. Al igual que la primera película, fue estrenada en 3-D. Hoy en día no se conserva ninguna copia en 3-D, cosa que no importa en absoluto, ya que fueron pocas las escenas que se rodaron dándole importancia a este recurso de tan poca vida en aquella década. De hecho, si este film es recordado en la actualidad es por dos motivos bien claros: primero; por ser la secuela de "Creature from the Black Lagoon", además de estar dirigida por el mismo director, todo un maestro de la serie B. Segundo; por contar con Clint Eastwood realizando una breve aparición como despistado ayudante de laboratorio en lo que fue su debut cinematográfico.

¿Quién le diría a este actor la gran fama y reconocimiento que obtendría una década después? Hay una cosa que me resulta un tanto graciosa, y que comentaré a modo de anécdota, como ya hizo James Rolfe en su videocrítica de la presente película (os animo a verla). En Regreso al futuro 3 (sí, la del Oeste), vemos como Marty McFly sale vestido de vaquero, con unas ropas un tanto horteras, exclamando algo como: "¡Clint Eastwood nunca haría algo como esto!" Si uno es observador, verá que justo al lado hay un cartel pegado en la pared de "Revenge of the creature". ¿Casualidad? En absoluto, el guiño ahí estaba. Me pregunto qué opinará realmente el señor Eastwood de esto, además de su otro cameo en "Tarántula", disparando al bicho gigante desde un caza. Yo, sinceramente, se lo preguntaría al final de una entrevista.

En cuanto a la película en sí, podríamos dividirla en tres partes claramente diferenciadas.

La primera parte cuenta con ese toque aventurero propio de toda película de aventuras en la jungla. A fin de cuentas, tiene lugar en el territorio de la criatura. Podría decirse que, a pesar de no llegar ni de lejos a igualar la calidad y efectividad de las escenas que vimos en la primera parte (la criatura no tarda nada en aparecer, eliminando así todo atisbo de sugerencia), y a pesar también de que los hechos se traten de una forma un tanto apurada, es pasable.

Tras capturarla, es aquí donde se repite la fórmula que se ha venido usando desde "King Kong". La de criatura exótica llevada a la civilización, en donde, antes de que se escape, es exhibida a modo de freak de feria, además de ser sometida a exhaustivos análisis por parte de los científicos. Sin duda, esta segunda parte es la más aburrida del film. Se alarga en exceso y se tratan temas intrascendentes, como ese triángulo amoroso entre los protagonistas, cuando se podrían haber desarrollado temas mucho más interesantes, como el cautiverio de la criatura, tema que apenas se toca. Además, los personajes principales importan poco o nada. Tienen un carisma prácticamente nulo.

Al llegar a la tercera y última parte uno espera que la historia sea más entretenida; y algo mejora, pero no mucho. A medida que se aproxima el final uno tiene la sensación de que Jack Arnold y sus colaboradores no sabían muy bien cómo terminar la historia. Tan sólo vemos a la criatura yendo de un lado a otro matando y asustando gente, y poco más. Lo que uno se espera, como mínimo, de este tipo de producciones.

A lo largo del film apenas se profundiza en diversos conceptos como, por ejemplo, el hecho de que la criatura sea un ser único e incomprendido, apartado de su hábitat por los humanos (siempre he dicho que este monstruo era bueno), o en su proceso de humanización/crisis de identidad (aunque esto último es algo que se nota más si se ven las tres películas de la criatura seguidas, cosa que recomiendo. De esta forma, uno quizás vea a esta segunda parte como una especie de puente entre la primera y la tercera, más que como una secuela algo mediocre).

Quitando los primeros minutos de metraje, el resto de la cinta la veía con la sensación de que no se había planteado muy bien la historia, como si se hubiera ido desarrollando sobre la marcha, sin saber muy bien cómo poner punto y final. De todas formas, a los pocos días empecé a darle vueltas a lo que había visto y creo que el principal objetivo del film, además de recaudar lo suyo en taquilla (lo que hizo posible que se realizara la tercera parte), era mostrar durante mucho tiempo el parque acuático Marineland, de Florida. Al fin y al cabo, era lo de menos si los propietarios del lugar les habían permitido rodar allí las escenas submarinas; escenas bastante cutres y pobres si se las compara con las de la primera parte, totalmente bellas.

En fin, una peli que no es nada del otro mundo y que, como secuela, podría considerarse como pasable, para pasar el rato. Recomendada solamente para los que disfrutaron con la primera parte.

Imágenes:


















4 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Lo cierto es que en un principio esta segunda parte se ideó como parte de la primera parte, como dirían los hermanos Marx. Es decir, el productor quería hacer una pseudo-nueva versión de King Kong, como dices, con Creature of the Black Lagoon, así que mientras la primera parte de ese film sería lo que todos (espero) hemos visto, la película luego contaría lo que cuenta la secuela.

En algún punto se deshechó (supongo que pq sería demasiado larga) la idea pero se conservó la historia. Esto ayudó a que la segunda parte se hiciera muy rápidamente, simplemente desarrollaron un concepto ya existente.

Es de señalar que aquí empieza una idea que luego se desarrollaría en la menos entretenida (pq a mí me gusta esta 2ª parte) tercera entrega: la humanización de la Criatura. Hacerla cada vez más humana y, por tanto, más desgraciada (un poco de Frankenstein hay también por ahí). De ahí el evocador plano que cierra la 3ª entrega, que resulta muy brillante a pesar de que la película en sí no lo sea.

El Tipo de la Brocha dijo...

Lo mejor de la película es precisamente ese debut de Clint Eastwood, antes de hacer de aviador en Tarántula y de Rawhide.

Ciudadano Postmoderno dijo...

Siempre he querido ver las secuelas de este mítico monstruo. La primera, aunque también de serie B, me pareció fabulosa, y es uno de mis clásicos de infancia.

Muy buena la anécdota de Clint Eastwood y Regreso al futuro 3 por cierto xD

Roy D. Mustang dijo...

@Raül: vaya, no lo sabía. Una lástima, porque entonces, quizás, el primer film hubiera sido incluso mejor de lo que es (y mira que me parece bueno). Tienes razón, la comparación con Frankenstein es inevitable, je, je.

@Tipo de la Brocha: como he dicho en el artículo, uno de los dos motivos por los que es recordada hoy en día. Si es que Clint es mucho Clint...

@Ciudadano Postmoderno: pues si te gustó la primera, te animo a que en el futuro te veas las tres seguidas. Ya me contarás qué tal.