ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES ANTERIORES A LOS AÑOS 70, AQUÍ RESEÑADAS, EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

viernes, 13 de abril de 2012

¿Qué sucedió entonces?




Valoración personal: 8/10.

Ficha técnica:

Título: ¿Qué sucedió entonces?

Título original: Quatermass and the Pit

Año: 1967

Duración: 97 min.

País: Reino Unido

Director: Roy Ward Baker

Guión: Nigel Kneale

Música: Tristam Cary

Fotografía: Arthur Grant

Reparto: James Donald, Andrew Keir, Barbara Shelley, Julian Glover, Duncan Lamont, Bryan Marshall, Peter Copley, Edwin Richfield, Grant Taylor, Maurice Good

Productora: Hammer Films

Género: Ciencia ficción. Terror. / Extraterrestres. Secuela.

¿De qué va?:

Unas obras de ampliación del metro de Londres revelan el descubrimiento de unos cadáveres fosilizados que datan de la prehistoria. Además, los esqueletos se hallan cerca de un extraño objeto que puede ser una bomba de la II Guerra Mundial. El ejército se presenta en el lugar, pero pronto descubren que no es ninguna bomba, sino un objeto extraño, hecho de un material que no hay en la Tierra; un objeto similar a una nave espacial. Es entonces cuando se ponen en contacto con el profesor Quatermass (Andrew Keir), quien, con ayuda del doctor en paleontología Roney (James Donald) y su ayudante Barbara Judd (Barbara Shelley), llegarán al fondo del asunto, si es que militares como el prepotente y arrogante coronel Breen (Julian Glover) lo permiten...



Comentario:

De la misma forma que "El experimento del Dr. Quatermass" adaptaba un serial televisivo del mismo nombre, y su secuela, "Quatermass 2", hacía lo mismo, la tercera película del personaje de Quatermass era una adaptación cinematográfica del tercer serial, el cual data de 1958 y fue titulado "Quatermass and the pit". Sin embargo, mientras los dos primeros films se estrenaron al poco de terminar los seriales en los que se basaban, esta tercera parte tardó bastante en llegar. Diez años la separan de la segunda parte. El principal problema que tuvo la productora Hammer es que, aparte de estar más que centrados en las producciones de terror gótico, no encontraban a ningún estudio norteamericano que les coproduciese el proyecto. Finalmente, fue la Columbia quien les ayudó.

"Quatermass and the pit" estuvo no estuvo dirigida por Val Guest, quien dirigió las dos primeras películas, sino por Roy Ward Waker, uno de los grandes directores de la Hammer. Así mismo, el personaje de Quatermass ya no estaría interpretado por Brian Donlevy, sino por Andrew Keir, actor que hizo que el público simpatizara fácilmente con el personaje, cosa que con Donlevy era raro que pasara. Cabe destacar también la aparición de Barbara Shelley, actriz que hacía de sufrida madre en "El pueblo de los malditos" y que ya apareció en otros films de la Hammer como "Rasputín".

Si por algo me gusta esta tercera parte es porque se recupera algo que se perdió en la segunda: esa forma tan magistral que tuvo el primer film de mezclar ciencia ficción con terror. Aquí tenemos una nave espacial, proveniente de algún planeta, que ha ido a parar a la Tierra hace millones de años. Como en los dos primeros films de Quatermass, se nos plantean multitud de dudas, y el argumento es, en sí mismo, misterioso. Desde un principio tenemos curiosidad por saber qué es en realidad esa nave; de donde viene, quiénes y cómo son sus tripulantes, a qué venian a la Tierra, etc...

Las dudas aumentan cuando vemos que se producen sucesos de índole paranormal, como, por ejemplo, que objetos inanimados leviten movidos por fuerzas extrañas, que las luces se apaguen y se enciendan inexplicablemente, o que a algunos militares se les aparezcan visiones de pequeños demonios.

Además, la apariencia de los extraterrestres es similar a la de un artrópodo terráqueo con dos cuernos; cuernos como los del demonio, lo cual nos lleva a pensar que quizás la imagen del demonio no sea la de un ser de otra dimensión, ni la de una criatura mitológica, sino la de unos extraterrestres de otro planeta que visitaron la Tierra tiempo ha. Así, se establece un paralelismo entre el Infierno y el planeta del que provienen esos seres cornudos; un paralelismo entre el más allá y el espacio, territorios prácticamente igual de desconocidos para el ser humano.

Personalmente, creo que el momento que mejor refleja la mezcla de sci-fi con terror es aquel en el que uno de los obreros que ayudan a los militares es perseguido por fuerzas extrañas, por un viento extraño que altera todo lo que tiene a su alrededor. El obrero, inmerso en un estado de pánico, huye por las calles hasta llegar a un escenario propio del cine de terror gótico: un cementerio. Allí, buscará refugio en el interior de la iglesia ya que, al no saber cuál es la verdadera explicación de lo que sucede, se resguarda en su religión, creyendo que todo lo que ocurre es cosa del demonio y de las fuerzas del mal. Y, en parte, desde cierto punto de vista, así es.

A lo largo del film se mezclan teorías y conceptos científicos, religiosos, mitológicos, etc... Quatermass piensa que esa nave y los seres de Marte están relacionados con el origen de la humanidad como seres racionales e inteligentes, y que sentimientos como el racismo o el odio hacia lo que es distinto, los hemos heredado de ellos. Los militares, movidos por el miedo a lo desconocido y por su autoridad, se niegan a aceptar tal explicación, optando por una mucho más simple: la de que todo es una estratagema planeada por los nazis durante la II Guerra Mundial. ¿Por quién si no?

Curiosamente, este film está influido, en cierta forma, por "Dr. Strangelove", de Stanley Kubrick. Antes del citado film de Kubrick apenas se satirizaba a los militares y al ejército. Todo lo contrario, se les engrandecía. Así mismo, la obra maestra de la sci-fi "2001: Una odisea del espacio" nos plantea un tema filosófico que ya en "Quatermass and the pit" se trató (con menor profundidad): la evolución humana a partir de la intervención extraterrestre.

En cuanto al final... Qué decir del apocalíptico y sorprendente final; un final que, al igual que otras escenas, consigue ser espectacular aún a día de hoy. Y es que, si algo está claro, es lo bien que ha envejecido este film, con momentos tan agobiantes que llegan a transmitir al espectador lo mismo que transmitieron hace tantos años (a destacar el molesto momento del taladro y el de la gente huyendo en masa del metro, amén de lo que sucede después).

"Quatermass and the pit", una tercera parte que para muchos, como el amigo Raül, es la mejor de la trilogía (yo sigo prefiriendo la segunda) y, sin duda alguna, una de las mejores películas de la Hammer y de la ciencia ficción clásica. Absolutamente recomendada.

Imágenes:


















3 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Hombre, la crítica contra el estamento militar ya aparecía en el serial original de Quatermass and the Pit de 1957, así que no creo que la influencia de Kubrick se diera aquí (y Kubrick tampoco inventó la crítica a los militares, aunque Strangelove es una obra maestra). En el serial también se insistía más en todo el aspecto social.

Ya todo lo que tenía que decir está dicho. Un saludo.

Ciudadano Postmoderno dijo...

Ésta es otra que vi de peke, cojonuda como ninguna.

¿Has visto El réptil de la Hammer? ¡Te la recomiendo! =)

Roy D. Mustang dijo...

@Raül Calvo: la verdad es que tiendo a pensar que muchas pelis de los 60 que satirizan/critican a los militares beben de "Dr. Srangelove". Y es que, como bien dices, es una obra maestra.

@Ciudadano Postmoderno: sí, la he visto. Gracias por la recomendación, de todas formas, jeje. "El réptil" está bien, pero no es de mis favoritas de la Hammer. Debería volver a verla, a ver si gana con un segundo visionado.