ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES ANTERIORES A LOS AÑOS 70, AQUÍ RESEÑADAS, EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

domingo, 10 de junio de 2012

Kung Fu contra los 7 vampiros de oro




Valoración personal: 9/10.

Ficha técnica:

Título: Kung Fu contra los 7 vampiros de oro

Título original: The Legend of the 7 Golden Vampires

Año: 1974

Duración: 83 min.

País: Reino Unido

Director: Roy Ward Baker

Guión: Don Houghton

Música: James Bernard

Fotografía: Roy Ford & John Wilcox

Reparto: Peter Cushing, David Chiang, John Forbes-Robertson, Julie Ege, Robin Stewart, Szu Shih, Robert Hanna, Shen Chan, James Ma, Chia Yung Liu, Fong Lah Ann

Productora: Hammer Films & Shaw Brothers Studio

Género: Terror. Acción. Fantástico. / Vampiros. Artes marciales.

¿De qué va?:

Año 1804. Kah (Shen Chan), guardián del culto de Los Siete Vampiros de Oro, llega a Transilvania con la intención de que el conde Drácula (John Forbes-Robertson) le ayude a resucitar a seis de los siete temibles vampiros que formaban parte de la secta que comandaba en el pasado. Sin embargo, Drácula se transforma en niebla y posee el cuerpo de Kah. Con la apariencia del guardián, Drácula viaja a China y revive el culto de Los Siete Vampiros de Oro, continuando con la labor de aquel a quien ha poseído, la cual consiste en arrasar las aldeas cercanas, sacrificar a las jóvenes vírgenes que viven en ellas y, así, ampliar sus filas de no muertos. Lo que Drácula/Kah no se espera es reencontrarse con su peor enemigo en el Lejano Oriente, el profesor Laurence Van Helsing (Peter Cushing), quien, aprovechando su estancia en el país, defenderá con valentía la pacífica aldea de Ping Kwei. Hsi Ching (David Chiang) y sus siete hermanos, todos ellos especializados en el manejo de algún arma, le ayudarán en la tarea.



Comentario:

Sobre la situación en la que se encontraba la productora Hammer Films

Desde principios de los años 70, la Hammer intentó recuperar la gloria perdida realizando producciones que hacían un mayor uso de la violencia y del erotismo, para después trasladar algunos de sus terrores góticos, como el conde Drácula, al presente de por aquel entonces. Ejemplos de ello son la trilogía de los Karnstein, o títulos como "Dracula A.D. 1972" (1972, Alan Gibson) y su secuela, "Los ritos satánicos de Drácula" (1973, Alan Gibson).

Sin embargo, y a pesar de sus intentos de innovar, la productora seguía estancada, sin tener éxito, incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos y de tomar el camino correcto que sí habían tomado las producciones norteamericanas de terror, con títulos como "La noche de los muertos vivientes" (1968, George A. Romero), "El exorcista" (1973, William Friedkin) o "La matanza de Texas" (1974, Tobe Hooper), las cuales eran más transgresoras y, sobre todo, terroríficas a ojos del espectador de la época.

En 1974, los productores de la Hammer cometieron el terrible error de volver a apostar por el estilo clásico que tan buenos resultados les dio la década anterior con "Frankenstein y el monstruo del infierno" (1974, Terence Fisher). Como era de esperar, el film fue un fracaso en taquilla. La gente ya estaba harta de producciones sobre vampiros y Frankensteins con cierto toque clásico.

¿Por qué una película de artes marciales con vampiros por medio?

Tras el fracaso de "Frankenstein y el monstruo del infierno", los mandamases de la compañía se dieron cuenta del filón comercial que estaban teniendo por aquel entonces las películas protagonizadas por Bruce Lee. Sin pensárselo dos veces, decidieron que su próximo proyecto sería una co-producción entre la Hammer y la Shaw Brothers, una productora hongkonesa especializada en cine de artes marciales.

El film mezclaría las dos temáticas principales que habían caracterizado a ambos estudios: el cine de terror (el de vampiros, más bien) con el cine de artes marciales hongkonés. El resultado de esta unión entre terror y artes marciales fue la maravillosa "Kung Fu contra los 7 vampiros de oro", la cual estuvo dirigida por Roy Ward Waker, un director que ya había dirigido alguna que otra joya dentro de la casa del martillo, como "¿Qué sucedió entonces?" (1967, Roy Ward Baker).

Esta era la novena película relacionada con el personaje de Drácula que producía la Hammer. Christopher Lee ya había tenido más que suficiente portando la capa del príncipe de las tinieblas en siete films de la compañía, así que se negó a repetir una octava vez. En su lugar, tenemos a un John Forbes-Robertson que no termina de convencer como conde transilvano; pero da igual, ya que aparece muy poco.

El actor hammeriano que repitió en uno de sus papeles más famosos fue Peter Cushing, volviendo a encarnar al cazavampiros Van Helsing. Si bien con el personaje del barón Frankenstein actuó de forma admirable hasta el final, con el personaje de Van Helsing pasó justo lo contrario. Ya en "Los ritos satánicos de Drácula" se notaba cierta desgana por parte de Cushing a la hora de interpretar al personaje, ya que era incapaz de tomarse en serio su rol en una historia que no le convencía en absoluto, y aquí sucede algo parecido.

Opinión sobre la película en sí

La verdad es que se me hace un tanto difícil hablar de esta película sin extenderme durante párrafos y párrafos llenos de bla, bla, bla... De todas formas, ¿para qué extenderme a la hora de hablar de ella? Fijáos en el título. Vampiros y kung fu. Creo que no hace falta decir más. Y es que, a ver, pensadlo bien; repito: vampiros y kung fu. ¿No suena maravilloso? Creo que lo único que sonaría mejor que esto sería algo así como vampiros, kung fu y dinosaurios. ¿Cómo? ¿Que me decís que molaría más con zombies de por medio? Ya los hay. ¡Esta peli tiene de todo, oigan!

"Kung Fu contra los 7 vampiros de oro" reúne casi todos los elementos imprescindibles para ser considerada la película perfecta o, al menos, la más completa. Y si no, miren:

¡UN TÍTULO LLAMATIVO!

¡VAMPIROS DE MENTIRA!

¡CASTILLOS DE MENTIRA!

¡UN BELÉN CON FIGURITAS DE PLÁSTICO!

¡VIEJAS LEYENDAS CHINAS!

¡TRADICIONAL SENTIDO DE LA AVENTURA!

¡PETER CUSHING!

¡Y DAVID CHIANG!

 ¡COMPAÑERISMO!

¡AMOR!

¡ZOMBIES!

¡MUCHOS ZOMBIES!

¡VAMPIROS CHUNGOS!

¡EL CONDE DRÁCULA!

¡POSEYENDO A UN MALO MALÍSIMO!

¡UN VILLANO COMO DIOS MANDA!

¡PELEAS EN CAMPO ABIERTO!

¡Y EN MEDIO DE LA CALLE!

¡ESCENARIOS DE CARTÓN PIEDRA ILUMINADOS CON TERRORÍFICAS LUCES DE COLORES!

¡RITUALES EXTRAÑOS!

¡SANGRE HIRVIENDO AL ROJO VIVO!

¡CHICAS MONAS!

¡Y ARMADAS!

¡CON ARMAS DE PLÁSTICO!

¡Y PETER CUSHING CON UN SOMBRERO DE EXPLORADOR!

Está claro que "Kung Fu contra los 7 vampiros de oro" es, junto a "El ejército de las tinieblas" (1992, Sam Raimi), una de las películas más completas de la historia. Tiene de todo. Ah, y no lo he puesto, pero también hay violencia explícita y tetas, muchas tetas. La verdad es que, si me paro a pensarlo, a esta película sólo le faltaba un actor dentro de un traje de gorila haciendo el ídem y un esqueleto que se moviese por medio de la técnica del stop-motion. Y un dinosaurio o un dragón chino, claro.

Estamos, pues, ante un disfrute de película de principio a fin. No le doy un diez en mi valoración personal porque las coreografías de los combates no me parecieron del todo convincentes y porque no sale Christopher Lee en el rol de Drácula. Si la película hubiera tenido coreografías impactantes y hubiera contado en el reparto con la ilustre presencia del bueno de Christopher, le habría encasquetado un once sobre diez, o más...

Lamentablemente, el film no tuvo éxito; pero eso no impidió que, con el paso del tiempo, comenzara a formarse un culto de fans a su alrededor. Yo lo que tengo bien claro es que "Kung Fu contra los 7 vampiros de oro" es puro sentido de la maravilla, un film que tiene ese toque propio de las producciones de la Hammer y de las de la Shaw Brothers. Y eso, a mí, es algo que me vuelve loquito.

Una de las mejores películas "cutres" de la historia.

Nótese que escribo la palabra "cutre" entre comillas porque la peli no me parece del todo cutre. Estoy de acuerdo en que técnicamente lo es; pero guionísticamente no. Cuenta con una historia simple y sencilla, sí, no lo voy a negar; pero no es cutre. Está bien planteada, no es pretenciosa, los hechos se suceden de forma coherente y la historia termina como ha de terminar. ¡Si hasta pasan cosas inesperadas!

Otro apunte: me da cierta lástima la gente que denigra a esta película tildándola de cutre y que, además, es incapaz de ver más allá de la cutrez técnica. No niego que la parte técnica sea muy cutre; pero, por Dios, es una película de bajo presupuesto, hecha con modestia, con los estudios Hammer en plena decadencia y con un montón de deudas tras de sí. ¿¡Qué esperaban!?

Lo que no soporto es que luego esas mismas personas se ven films ultracomerciales y guionísticamente cutres, como los típicos blockbusters cinematográficos de Michael Bay, y no los critican, cuando está claro que son producciones totalmente anodinas e insustanciales que podrían haber sido algo mucho mejor. Sobre todo si se tiene en cuenta el gran presupuesto con el que contaron a la hora de su realización.

Sinceramente, es una verdadera lástima que muchos espectadores no sepan ver más allá de la cutrez técnica, o que valoren a una película únicamente por sus efectos especiales, que es peor aún.

En fin, como decía antes, "Kung Fu contra los 7 vampiros de oro" es puro sentido de la maravilla. Una joya injustamente infravalorada, incomprendida y que, sin duda, divertirá a todos los nenes y nenas de la casa. Recomendada para pasar una hora y media de diversión pura y dura sin mayores pretensiones.

6 comentarios:

Raül Calvo dijo...

A mí la verdad es que no me hizo mucha gracia. Lo curioso es que tres años antes, Lee (antes incluso que las dos desastrosas pelis de Drácula ambientadas en los 70) había protagonizado la versión de Drácula que hizo Jess Franco y el actor declaró que por primera vez interpretaba al personaje de forma fiel a la novela, peor lo cierto es que la película de Franco fue tan desastrosa como las dos últimas que había hecho Lee y no mucho mejor que esta.

El Tipo de la Brocha dijo...

Me encanta esta película por su inesperada mezcla de géneros, porque los vampiros chinos poco tienen que ver con los occidentales.

Además, te ha quedado una entrada graciosa. Cuando he leído lo de "vampiros, kung fu y dinosaurios", no he podido evitar repetirlo en mi cabeza en inglés y con voz de narrador de tráiler de peli de monstruos de los años cincuenta. Al "VAMPIRES! KUNG FU! DINOSAURS!" solo faltaba añadir "... AND TITS!".

Roy D. Mustang dijo...

@Raül Calvo: me planteé incluir el Drácula de Jess Franco dentro de este ciclo de cine de terror, así como otros títulos en los que Lee hacía del conde Drácula; pero va a ser que al final no.

@El Tipo de la Brocha: lo raro es que no encante.

Vaya, y pensar que apunto estuve de eliminar ese párrafo y cambiarlo por otro más serio... Ya sabes, esos párrafos que en una relectura no te convencen del todo; pero que, de todas formas, se quedan ahí, inalterables.

Y sí, salen tetas y mujeres desnudas de cintara para arriba. ¡Y mujeres de buen ver, no se crea ud. que no! ¡Y orientales!

Macdonald dijo...

Yo la vi de nuevo hace unos meses. Por supuesto, la había visto de crío hace la tira de años y me había impresionado bastante, recordaba sobre todo la pelea contra los bandidos y el asalto final al pueblo por los zombis, vampiros o lo que leches fueran.
Ahora no me ha entusiasmado tanto, lo que por otra parte era lo más normal, pero lo cierto es que la he visto de una sentada hasta el final y no me ha aburrido en ningún momento, cosa que no se puede decir de muchas superproducciones actuales. Es puro sentido de la maravilla ( o falta de sentido del ridículo que a veces es lo mismo) y es verdad, un dragón chino de plastiquete hubiera hecho que esta película alcanzara la gloria del pulp fiction .

Roy D. Mustang dijo...

Macdonald, me hubiera gustado verla de crío. Por lo que he leído, a mucha gente le impresionó y le resultó un film impactante, incluso terrorífico.

Si es que esta película no puede aburrir, a no ser que uno sea un espectador falto de imaginación y sentido de la maravilla (o falta de sentido del ridículo ante lo que ve, como bien has dicho, jeje).

Max Shirai Ryu dijo...

Es cutremente hermosa y divertida, la verdad es que se nota que fue un intento de sacar a la Hammer del pozo donde se estaba cayendo, es IMPOSIBLE aburrirse como bien dices.

Lo de los zombis me dejo perplejo ¡no me los esperaba! esto de mezclar al conde con china fue de lo mas bizarro, seguramente porque las pelis de artes marciales estaban de moda.....